Leer Más

La deficiente construcción, posible origen de humedades en el edificio

Uno de los problemas más comunes en los edificios de viviendas es la aparición de humedades en zonas comunes como el portal, plantas bajas o garaje.

Suelen ser las más afectadas porque están en contacto directo con el terreno, y en el caso del garaje, al estar por debajo del nivel del suelo y cerca de las instalaciones de agua, saneamiento, pocería, etc., su exposición es mayor.

Cuando las humedades se manifiestan en estas zonas comunes pueden tener dos orígenes: filtración o capilaridad. La primera se genera en muros y paredes por filtración del terreno, como consecuencia de una deficiente impermeabilización, mala construcción, o falta de drenajes.

En el segundo tipo, la humedad asciende desde el terreno por los defectos en la construcción. Los muros y paredes, debido a su porosidad, absorben el agua del terreno provocando la humedad por remonte capilar, pudiendo variar en altura en función del tipo de revestimientos, enlucidos o frisos, ya que el agua busca la transpiración.

Leer Más

Okupas: ¿denuncio por lo penal o demando por lo civil?

Hay ocasiones en las que las viviendas que se encuentran vacías temporalmente son ocupadas por personas que no tienen título alguno para entrar, y mucho menos permanecer como residentes en dichos inmuebles. Es decir, no se trata de los propietarios, ni de arrendatarios, ni de personas a las que su titular les haya prestado la vivienda.

Nos referimos al movimiento social okupa, en crecimiento durante la última década como consecuencia del ingente número de desahucios producidos. Este movimiento tiene su propia hoja de ruta para actuar.

Cuando un propietario se encuentra con una vivienda que es suya, ocupada, lo primero que se le pasa por la mente es que quién ha entrado en su inmueble para habitarlo ha cometido un delito y, por tanto, lo que piensa que tiene que hacer es ir a denunciarlo a una Comisaría de Policía o al Juzgado de Guardia. No se halla exento de razón, porque efectivamente, dicho hecho, el de la ocupación, se encuentra tipificado o definido en nuestro Código Penal, siendo su denominación jurídica la de “delito de usurpación”.

Leer Más

Biomasa

La biomasa como combustible para producción térmica doméstica supone el uso de una energía renovable no contaminante y 100% autosuficiente, es decir, no precisa de ningún otro combustible convencional fósil de apoyo.

Es por ello que son cada vez más las comunidades de propietarios que adoptan la decisión de cambiar la caldera originaria.

Leer Más

Cómo convertir un local en vivienda

Cada vez son más frecuentes las solicitudes para convertir un local en vivienda. Para ello, debemos tener en cuenta una serie de condicionantes. En primer lugar, habrá que comprobar si el local se encuentra en una finca para la cual el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM) contempla la posibilidad de uso residencial.

En caso de permitirse dicho uso, debe tramitarse ante el Ayuntamiento tanto una solicitud de cambio de uso como una licencia de obras para acometer la reforma necesaria, mediante la presentación de un proyecto técnico que deberá justificar que la nueva vivienda cumple con las exigencias higiénicas, de seguridad, dimensionales, de ventilación e iluminación, etc., impuestas tanto por el Código Técnico de la Edificación (CTE) como por la Normativa Urbanística.

Leer Más

Es necesario revisar los pararrayos

El 90% de las instalaciones tienen un nivel de protección I y II

Los pararrayos con dispositivo de cebado (PDC) son equipos diseñados bajo estrictos controles de calidad y preparados para soportar repetidas descargas atmosféricas.

El objeto de dicha instalación es limitar el riesgo directo del rayo e incendio causado por la acción del mismo, emitiendo un trazador ascendente que proporciona al rayo un camino seguro a tierra, protegiendo a personas y estructuras dentro de su radio de acción.